La carretera

Uno de mis favoritos de la infancia, tendría unos 7-8 años, lo he tratado de pintar varias veces y nunca me convence el resultado a pesar de ser tan sencillo en elementos.
En el sueño sabía que iba de viaje con mis tíos y primos, me sentía segura, relajada, protegida y muy gusto, por la ventana contemplaba el mar que estaba en ambos lados de la carretera, estaba anocheciendo y los colores eran: azules y violetas en el cielo, azules y verdes en el mar, había delfines que brincaban de un lado a otro y la luz de la luna iluminaba sus lomos mojados.
Cada que me ha tocado viajar en carretera de noche tengo un déjà vu.