Verano primaveral en Puebla.

Entre queriendo aprender y queriendo huir del calor de la canícula de mi ciudad, me fui a tomar un diplomado de 4 semanas en Puebla, honestamente sentía un poco de nervios, miedo y a la vez adrenalina por llegar a una ciudad sin conocer a nadie, nunca había estado sola en una ciudad desconocida.

IMG_2521

Vista del Popocatépetl en la carretera CDMX-Puebla

IMG_0668

Centro histórico de Puebla.

 

Después de visitar amigos en DF me fui a la TAPO y tomé el autobús a Puebla, para empezar la vista de la carretera hermosa, verde y boscosa, la contemplaba mientras pensaba como me iba a ir, como serían esas 4 semanas, no tenía ideas ni expectativas, mas que malas referencias sobre como eran los poblanos: ” pretenciosos, cerrados, sangrones, desconfiados”, según varios comentarios que escuché, sin embargo, desde la primer persona que traté o sea el taxista que me llevó al depa donde me quedé, hasta la última persona que traté el chofer del autobús de regreso al CDMX, fueron las personas mas amables que me han tocado viajando, todas y cada una, en estas semanas enteras, choferes de Uber, meseros, mi anfitriona del depa, mis maestros, mis compañeras, los vecinos, policías, personas comunes a quienes pregunté algo, todos de lo mas amables,  aunque anduve sola nunca me sentí así, me hicieron sentir como en casa, en confianza, mas segura que ni en mi ciudad (bueno eso es bastante obvio).

IMG_0721IMG_0686IMG_0687IMG_0698
Puebla superó las expectativas que pude haberme hecho, el clima es riquísimo, ese clima en el que me encanta caminar y caminar, me hospedé en un depa por Airbnb.com, que estaba bastante céntrico tanto para irme caminando al centro histórico como para irme caminando a la escuela, Puebla tiene mucho que ofrecer, entre lo moderno y lo colonial, uno de los centros históricos mas bonitos que he visto, una gastronomía bastante extensa y deliciosa, edificios decorados con talavera, balcones, flores, arquitectura, cúpulas, vistas increíbles de los volcanes, y el Pico de Orizaba, un mirador bellísimo en los fuertes de Loreto, una rueda de la fortuna de las mas grandes del mundo.

IMG_0771

Estrella de Puebla en Angelópolis.

IMG_0708

Restaurante Cerdo Picante.

Entrando en recomendaciones el mejor café que he probado es de Zaranda (café de Veracruz), la mejores pizzas que probé fueron en Cerdo Picante, ambos en la avenida Palafox lateral del Zócalo, un hostal bonito: “Leonora” en la calle 3 oriente en el centro histórico, de hecho esa calle es muy guapa de noche, hay restaurancitos lindos y bares, la terraza del hotel Puebla de Antaño esta muy padre, tiendas de diseñadores mexicanos, “amanoarte” a un lado del hostal Leonora, la tienda Magnolia en el callejón de los sapos tiene muchas cosas artesanales bonitas de diferentes estados de Mexico, el museo Amparo también tiene una terraza linda.

 

IMG_1538

Chile en nogada.

 

IMG_1050

Mole poblano.

IMG_1760

Cemita.

 

Puebla tiene mucha historia, arte, cultura, paisajes, artesanías, rincones bonitos, me regreso con el mejor de los sabores, una experiencia enriquecedora, demasiado linda y disfrutada en cada segundo que no puedo creer que ya esté de regreso.
Independientemente de lo aprendido en el diplomado que de igual manera me encantó y me sirve mucho, aprendí que el miedo a veces no nos deja hacer muchas cosas, en lo personal, me siento contenta de no haberme quedado los fines en el depa y haberme lanzado sola a conocer lo que quería, de preguntar hasta llegar a donde quería, de pedir ayuda con la foto que quería, de solicitar ayuda cuando tenía dudas (todo el tiempo).
Conocí gente que me demostró que tiene el alma tan linda y tan grande, una amistad sincera a pesar del corto tiempo, que dejaron huella en mi viaje.

IMG_1092

Bazaar de antigüedades frente a la famosa “Pasita”

IMG_2506

Ave. Palafox donde encuentras talleres de barro y talavera certificada.

IMG_1043

Mercado ambulante en callejon Jhon Lennon.

Cada uno tenemos algo que nos hace sentir nosotros mismos, a mi este conjunto de factores me hacen sentir vivir como dentro de uno de esos sueños que tengo desde niña,  me enamora despertar en un lugar diferente, el clima templado, la arquitectura colonial mexicana, conocer gente nueva con estilos de vida diferentes, platicar y hacer mil preguntas, caminar y sentir esa sensación de novedad a donde sea que voltee, sentarme a tomar un café en las mesitas sobre las banquetas de esos restaurancitos al aire libre, por otra parte yo siempre he sido muy nostálgica y melancólica, y el viajar me ha cambiado la perspectiva de muchas cosas, de que la vida es como moverse todo el tiempo, a no acostumbrarse, a desprenderte, viajar es amar y dejar ir lugares, es saber que quedan muchos por conocer, es dejar de sentir miedo a los cambios, llenar y vaciar maletas, comenzar de cero muchas veces, llevarte lo mejor de cada uno, sin dejar de sentirte tu y seguir sintiéndote bien.

IMG_0851.JPG

 

QXBX1525

Lilian Salas.

ExHacienda De Chautla y Atlixco Puebla.

Pueblear en Puebla sale mas económico de lo imaginé, de verdad me quedo asombrada con los precios de los autobuses y lo mejor es que salen cada 15 minutos, ayer tomé un Uber a la terminal, ahí pregunté como llegar a la ExHacienda de Chautla, por $32 pesos un autobus de la línea Estrella Roja que sale cada 15 minutos me dejó en un pueblo llamado San Martin Texmelucan despues de una hora de camino llegamos, de la terminal crucé la avenida y por $6 pesos un camión me dejó en la entrada hacia la exHacienda sobre la carretera, de ahí camine entre un bonito paisaje y un camino adoquinado unos 7 minutos hasta que llegué a la ExHacienda, el costo es de $40 pesos pero con credencial de estudiante son $25 pesos, dinero que va destinado al apoyo a personas con discapacidad.


Me encantó la vista del reflejo del castillo del siglo XIX y las nubes sobre el enorme lago artificial, es de un sueño😍. En este lugar se pueden hacer varias actividades como, pasear en lancha, pescar, hay cabañas, se puede acampar, etc.
Después de comer una quesadilla con quesillo y champiñones que vendían afuera😋, regrese de la misma forma que llegué a Puebla, sin salir de la terminal, tomé un autobus a Atlixco por $30 pesos en la línea Erco, llegué en 1 hora, de la terminal camine unas 4 cuadras para llegar al zócalo en donde había una enorme alfombra de flores.

Aunduve recorriendo las callesitas de alrededor y entendí por que le dicen “Atlixco de las flores”

 


El pueblo es famoso por sus viveros de flores, los balnearios, sus helados artesanales, y su gastronomía.

Intenté subir al mirador por la bellísima calzada 16 de septiembre, decorada con macetitas de flores por ambos lados, pero mi cansancio no me lo permitió😅, solo llegué hasta el exconvento de san Francisco, el cual parece un fuerte.




Eran las 7:30 P.M. Y tanto caminar me dió hambre, así que me fui a uno de los restaurantes que rodean el zócalo, como es temporada de chiles en nogada pedí uno en La Chopería de San Miguel.😁

Este platillo es uno de los más típicos en Puebla, y no es el más económico, va de los 130 a 190 pesos, pues la nuez que se utiliza tiene que ser de cosecha reciente, el platillo consta de un chile poblano relleno de guisado de res y puerco, todo mezclado con frutas (durazno, manzana, pera, uvas), solo se sirve en la temporada 15 dias antes y 15 dias después de agosto, el chile es bañado en una salsa que se prepara con nuez de castilla, ingrediente de la temporada, al igual que la granada, los colores simbolizan la bandera mexicana.


Después de esta deliciosa cena ya no podía mas con mi alma y regresé a Puebla😅

Muy satisfecha con lo que alcancé a conocer, y con el poco dinero que gasté puebleando, los tours también son económicos, pero si quieres andar a tu tiempo, y moverte a tu gusto, esta opción es muy fácil, segura, rápida y económica.😌

Lilian Salas.