La “atractividad” según yo.

Primero que nada, según la RAE, no existe el termino “atractividad”, pero es que escribir: “Lo atractivo según yo”, siento que no explica lo que quiero explicar.
Mientras manejaba por la mañana traía en la mente esta reflexión que a veces trato de explicarle a mis amistades y explicármela a mí misma.
Yo soy una persona que se siente rara vez atraída por alguien y nunca he entendido cómo a la gente les puede gustar varias personas al mismo tiempo o cómo se enamoran y desenamoran tan rápido, por que mi química del amor nunca ha funcionado así.

No entendía el amor a primera vista, no creo que el “amor para siempre” es una regla para todos, es más, nunca me gustaron las películas de Disney ni comedias románticas Hollywoodenses. Además, obviamente, mi percepción de la vida que tenía hace 10 años ha cambiado, maduré, o tal vez no, sepa!.

Cuando me preguntaban ¿qué es lo que buscaba en una pareja?, me quedaba pensando, es que no busco nada, por que no busco a nadie, pero cuando me gusta alguien, ¿qué es lo que realmente me atrae de esa persona?, por que mis amistades que de años me conocen sabe que fijarme en el físico nunca ha sido mi prioridad, aunque ni así, tomé buenas desiciones.



Para empezar, yo sé que el atractivo es muy subjetivo, pero, si googleo “atractivo” me salen fotos de hombres con barba, levantando una ceja y la mano en el cabello como peinándose. Siento que lo más común que se pudiera concebir como propio de alguien atractivo, es tener facciones simétricas, tener cuerpazo, abdomen marcado, usar ropa cara, de moda, traer el celular o un auto nuevo, complejo de superioridad, macho alfa, una plática egocéntrica para impresionar o mil halagos triviales, sin embargo aunque no creo que tenga nada de malo poquita vanidad, que realmente todos tenemos algo de ella, pero, a veces ese exceso de selfies y las pláticas banales me hablan más de sus inseguridades, complejos y lo que me es más “desatractivo” desde mi punto de vista: la incapacidad de poder estar bien consigo mismos, en soledad.

No había reflexionado, no había conocido a alguien que realmente me “impresionara”, por decirlo así, hasta el año pasado.
Mientras vivía en Dublín, sin humor de tener “citas”, alguien se cruzó por mis días, (que desde ahorita adelanto, ya no sigo en contacto), pero eso no importa, me hizo darme cuenta de muchas cosas, me hizo cuestionarme y conocerme.

Por más de 3 meses que rondaba por la vida de la capital Irlandesa, jamás, jamaaas, de tanta gente que vi, alguien despertó mi interés.
Pero para asombro mio y de mis amigas, él me ponía de nervios como nunca nadie que hubiera conocido antes, al parecer, me sentía intimidada por su autenticidad y englobar mis ideales platónicos. Era un británico de mi edad, maestro de inglés, graduado de filosofía (pero odiaba la filosofía), es poeta, es fan de Radiohead, no tiene problema con usar el transporte público, ni repetir la misma ropa cada semana.


Un día, me armé de valor y sí, sentí la necesidad de pedirle su teléfono, salimos un par de veces. Entonces descubrí que sus cualidades construían mi definición de atractivo, por eso me hacía sentir tan nerviosa y vulnerable, como un crush de secundaria.
Entre su sencillez, pero lo intelectual, pero un poco distraído, pero inteligente, entre dejaba ver algo de inocencia, pero a la vez de mente abierta, sin miedo a mostrar su sensibilidad, sin malicia, con valores de familia, caballeroso, muy propio, pero sin pretender algo que no es, sin tratar de impresionar, sin miedo a equivocarse por ejemplo al intentar hablar español y confundir palabras con el francés, (alguien conoce a alguien así?), lo idealicé como se idealiza lo platónico, tal vez, o sea no era enamoramiento posiblemente.
Él pasaba demasiado tiempo solo, escribiendo y grabando música, que me sentí especial de que decidiera dejar su soledad a un lado y pasar tiempo conmigo y platicar.

Anywaysss, por supuesto, la vida no es una película de Hollywood, claro que no era el amor de mi vida, yo me regresé a México y todo quedó en una experiencia poética y de autodescubrimiento.

En conclusión, nada más atractivo que un poeta con acento británico, punto!! jajaja.

Bueno no! Pero, a veces me molesta cuando la gente hace comentarios cuando no conocen a las personas, juzgando solo el físico: “que le vió?”, “ está muy guapo(a) para ella(él)”, o a veces decimos, “no se que tiene que hace que se vea guapo”,

Creo que la inteligencia emocional, tener sentido del humor, tener humildad, la lealtad, ser generoso, ser culto, tener paz interior y transmitirla, tener valores, saber estar solo para haberse conocido uno mismo y por lo tanto ser uno mismo, tener auto seguridad, todo esto son cualidades atractivas invisibles subvaloradas y estas deberían importarnos más.

O que opinan?

LA INFANCIA.

“Todos tenemos dos vidas:
la verdadera, que es la que soñamos en la infancia
y que continuamos soñando, adultos, en un substrato de niebla;
la falsa, que es la que vivimos en convivencia con otros,
que es la práctica, la útil,
aquélla en la que acaban por meternos en un cajón.
En la otra no hay cajones ni muertes,
sólo hay ilustraciones de la infancia:
grandes libros coloreados, para ver y no leer;
grandes páginas de colores para recordar más tarde.
En la otra somos nosotros,
en la otra vivimos.”

Fernado Pessoa.


Este fragmento es casi casi mi slogan, mi mantra, mi estandarte, mi filosofía de vida, aunque alguien lo pueda leer en otro contexto, el día que leí esa frase me cambió la forma de pensar o se desbloqueó algo en mi mentalidad, en ese entonces trabajaba en una oficina y aunque no me entusiasmaba la idea de ver mi vida pasar en esos edificios, entre buscar constantemente contratos, caerle bien a los delegados, sindicatos, escritorios, papeles, horarios establecidos, rutinas repetitivas, etc. me proporcionaba el recurso para viajar un poco y tomar algunos cursos de dibujo y pintura, algo que siempre me gustó desde niña.
La cita estaba pegada en la pared de una exhibición de un artista local en Queretaro, sus obras reflejaban dibujos y colores infantiles, “La remolacha” era el nombre, después lo seguí en instagram, esa frase era lo que necesitaba para dejar de buscarme afuera una vida de adulto, y regresar a mi interior para saber quien era yo y que quería y que no quería hacer con mi vida, de hecho ese viaje a Queretaro fue por ir a ver Kabah y Ov7 de mis grupos favoritos de la infancia, una compañera de edad avanzada me dijo “como que te vas? no te van a pagar todo el fin de semana!, te va a descontar mucho”, no importa si perdí dos días de sueldo, no me he arrepentido a la fecha y creo que nunca va a pasar.

Cuando era niña, jugaba con Barbies, muñecos bebé, cocinas para niñas, casitas de muñecas, accesorios de juguete, quería todos los electrodomésticos que veía en los comerciales, todos los juguetes para niños simulando la vida adulta que veía en los folletos de Toys R Us, pero también me emocionaba con los libros de colorear, los plumones, los crayones, el glitter, la pintura, dibujar, imaginar mundos, libros de cuentos, si era sobre aventuras y viajes mejor, ver fotografías de paisajes en las revistas, las paletas de color en general, los cuadernos de hojas blancas, los lápices, plumas de colores, gises, etc. todos los recursos que me permitieran crear algo, y eso último nunca se fué de mi.

La infancia es una etapa super interesante, es la época donde somos mas libres de ser nosotros mismos, somos nuestro YO de la forma mas pura, vemos el mundo de una forma práctica, sin un “No se puede”, sin prejuicios, todo es posible, nuestra lógica muchas veces es ilógica, pero es práctica, sin filtros.


Recuerdo muchos pensamientos que tenía, que para mi eran lo más lógico, por ejemplo, cuando veía las películas o fotos en blanco y negro, yo pensaba que en esos tiempos no existían los colores en la vida real, creía que la vida era en sepia o escalas de grises. Lo que no veía no existía, solo lo que estaba en mi campo de visión era visible, conforme movía mi vista se iba desvaneciendo en una oscuridad lo que quedaba fuera de mis ojos. La transición del día y la noche ocurrían sin degradación, como lo plasmé en una de mis pinturas.

Olores que me dan un viaje al pasado como el olor a crayolas!!, el resistol (no me dopé! jaja), el Play Doh pfff!!, el hule de las loncheras, recuerdo que tenía una bolsa de plástico transparente de Los Simpsons donde me ponían un jugo frutsi, unos rancheritos y unas barritas marinela.

Después de la escuela, en verano llegar acalorada a la casa, mi abuelita esperándome con limonada fría, macarrones con queso y milanesa empanizada con ketchup, quitarme el jumper del uniforme, para quedarme con la camisa blanca y el short para comer mientras veía toda la programación de Nickelodeon de los 90’s.
Además recuerdo haber comprado mis primeros Prismacolor a base de vender dibujos hechos y coloreados por mi en mi salón de clases, a $1.

Si vivir parecía fácil y divertido, por qué tendría que dejar de serlo?
Por qué dejar de hacer cosas que nos hacían felices?
Espero que los prejuicios, pretensiones, e inseguridades mentales de “la vida adulta” no te hayan quitado esa magia infantil para disfrutar la vida, para hacer lo que te gusta, tomar una siesta, bañarte en la lluvia, disfrutar también los lunes como los viernes, asistir a un concierto de ese artista que te gustaba en la infancia, hacer un viaje a ese lugar que soñabas con conocer, aprender a tocar un instrumento, escribir una poesía aunque esté mal escrita, hacer una pintura, tomar fotos, bailar, leer un cuento, hacer un dibujo de tu perro, ver una caricatura, por que uno nunca es demasiado grande para disfrutar de la vida, somos los mismos niños solo que con mas edad.

Lilian.




La Piñata.

En mi infancia con frecuencia se borraba la línea entre la fantasía del sueño o la imaginación y la realidad.

En una ocasión mi madre nos llevó a una “piñata”, como se le conocen o conocían aquí a las fiestas infantiles de cumpleaños.
Al menos cuando yo era niña era muy común que la fiesta fuera en el patio trasero de la casa y para ayudar a localizar mas pronto la fiesta a los que no sabían exactamente bien donde era, se ponían globos en las rejas, no se por que, pero me encantaba ese detalle, se me quedó super marcado en la memoria.

En la vida real si fuimos a esa fiesta, pero no se en que momento la segunda parte del día la confeccioné con el sueño de esa noche, al salir de la fiesta el cielo estaba marcado por el día y la oscuridad de la noche, sin crepúsculo, sin degradación de la luz, como si fuera un cambio drástico entre la noche y el día.


2 Gardiner Place.

Hoy, al igual que hace un año vuelve a nevar en Dublín, algo fuera de lo común en ese país.
Un día como hoy del 2018 era uno de mis últimos días en la ciudad, mi último fin de semana antes de comenzar mis viajes y volver a México, habían cancelado las clases en la escuela, mis últimos tres días en Grafton School, mi contrato en el trabajo había terminado la semana anterior, tenía que terminar unas comisiones de pintura para entregarlas a antes de irme, tenía que recoger mis cosas para dejar el cuarto listo para la siguiente ocupante, mis roomies estaban aburridas y les dí una clase express de acuarela.

Tenía sentimientos encontrados, moría de ganas de iniciar mis viajes en solitario a países desconocidos por mi, moría por regresar a casa y moría por quedarme más tiempo en Dublín, pero las decisiones ya estaban tomadas y el plan hecho.

Espero que algún día el destino me lleve de regreso a esa ciudad que de sentirte no pertenecer al principio, se queda dentro de tí aunque te vayas.


Detrás de esa ventana aprendí muchas cosas, compartí mis días con chicas increíbles, que no hubiera podido pedir mejores compañeras de piso, la hermandad, el respeto, la solidaridad.
Aprendí a no acumular tanto, por que la vida se hace pesada.
Hicimos de esas paredes un dulce hogar, entre nosotras 4 lejos de nuestras familias.

En esa nevada de marzo me sentaba a admirar por la ventana como los colores se habían tornado mas grisáceos de lo normal, azules y tonos fríos.
Me enamoré tanto de mi vista desde el edificio donde vivía, que decidí pintarla en el cuadro mas grande que tengo para ponerla en la pared de mi cuarto en México.

2 Gardiner place, Dublín.

2 Gardiner Place, Dublín.

Unfriending, deshacerte de falsos amigos y quitarte un peso de encima.


En la vida vamos conocer un montón de gente que terminarán convirtiéndose en amigos, compartirás momentos, risas, viajes, conciertos, pero con el tiempo, algunos demostrarán que eran reales y otros que nunca lo fueron.

Conforme creces la burbuja rosa de la amistad ser revienta, las cosas no son como parecen, la gente no es lo que parecía ser, no son quienes decían ser, te das cuenta de lo que la gente es capaz de hacer movidos por dinero, envidia, yo que sé, no los juzgo, no se por lo que han pasado hasta convertirse en lo que son, pero no por eso no hay que quedarse callado con los brazos cruzados mientras intentan afectarte a tus espaldas.

Enfrentar a alguien que intentó hacerte daño puede ser difícil para alguien que no busca problemas ni involucrarse chismes, pero como por ahí leí, lo que no decimos se acumula en el cuerpo, se convierte en insomnio, insatisfacción, nudos en la garganta, dolor de cabeza, etc.

Y si, enfrentar y decir lo que se tiene que decir, es una de las experiencias mas liberadoras, satisfactorias y gratificantes que se pueden experimentar, es volver a sentir todo bajo control, tener la consciencia tranquila, la mente limpia, quitarse un peso de encima, tener PAZ MENTAL.

La “amistad” de algunos se basa en la mentira, en la doble vida, una vida inventada que solo ellos se creen, la doble cara, en la hipocresía, el chisme, los inventos y la traición.
Cuando son descubiertos, cuando el teatro se cae, la verdad sale a la luz, tal vez piensen que no serás capaz de enfrentarlos, al ser enfrentados generalmente tomarán un papel de víctima, de ofendidos.

El AMOR PROPIO nos salva.

Amor propio es identificar cuál de nuestras “amistades” nos está intoxicando con sus acciones, quién es el lobo disfrazado de oveja, a veces la intuición no se equivoca.
La sonrisa falsa, las palabras que esconden mala vibración, la amistad falsa es peor que un enemigo.
Amor propio es tener el valor de enfrentarlos civilizadamente, hacerles ver el error qué cometieron y que no estás dispuesto a hacer como si nada pasara.
Es respetarte a ti mismo tanto que no podrás permitirte que alguien te haga daño.
Amor propio es solo permitirte rodearte de gente que aporta buena vibra, gente real, auténtica, honesta.

El tiempo te dará la razón, tal vez, después te los encuentres en los pasillos del supermercado, bajarán la mirada y te sacarán la vuelta, se alejarán del circulo de tus amigos por si solos, se cambiarán de silla en un restaurante para no verte a la cara, preguntarán a terceros si vas a asistir a una reunión para no ir, o dejarán un lugar tan pronto te ven.
Y tú tendrás la conciencia tranquila, sin nudos en el pecho, ni cuentas pendientes, ahora ellos están donde pertenecen, fuera de tu vida.

🎶 Friend of Mine – Lily Allen